5 de julio de 2011

Un extraño miedo

Ayer por la noche me fui de paseo con mi perro y mi madre, fuimos a un parque, intenté sentarme en un banco, pero, de repente, vino un pastor alemán corriendo, de un año aproximadamente, a mi me dan miedo los perros grandes que no son mios, (bueno, no todos), que iba a por mi, yo me quedé quieta, mi madre consiguió que parase, el perro, entonces ahí me quedé quieta me acerqué a mi madre y el perro se fue. Por la noche tuve un sueño, que trataba de que yo conseguía hacer que los perros grandes no me atacasen.
(Una cosa si alguno/a tiene un perro grande, no os ofendáis porque a mi me den miedo algunos perros grandes, porque en realidad todos los perros grandes y pequeños son buenos, solo que hay que educarlos)

4 comentarios:

Paz Díaz dijo...

Pues si, no hay perros malos, sólo dueños que no tienen ni idea de educarlos, y lo de ayer fue una buena prueba de ello, menudo susto!!

elmundosinsegundos dijo...

¡¡Ya te digo!! :O

solo_carlos dijo...

Primero habría que educar a esos dueños...

Vicente Torres dijo...

Los perros han de ir atados y con bozal. Cuando aún vivía mi perrita yorkshire, casi nadie cumplía esa norma, y los perrazos le daban unos sustos de miedo a la pobre. Cuando los veía venir a la carrera enseguida la tomaba en brazos. Un rato después llegaba el dueño: ¡que no hace nada, que no hace nada! Pero sí que hacía: como mínimo daba un susto.